colorimetría

Introducción

La gestión del color en la impresión digital, es el proceso de armonización de los colores de una imagen, desde la entrada (toma de fotografías) hasta la visualización (monitor) y la salida (impresión). Las cámaras, los escáneres, los monitores, las impresoras y el papel interpretan el color de diferentes maneras. Por lo tanto, el objetivo principal de la gestión del color es garantizar que todos estos dispositivos vean el color de la misma manera.
En el tratamiento de imágenes, es toda la tecnología, los conocimientos, los programas y los dispositivos necesarios para garantizar que los colores se transmitan y representen de forma predecible, constante y de alta calidad en los medios seleccionados.
En la práctica, la gestión del color es un objetivo idealista, pero no puede exigir una reproducción perfecta del color. El objetivo de la gestión del color es conseguir la mejor reproducción «posible» y otros objetivos (velocidad, coste razonable, etc. ….) y otros objetivos (rapidez, coste razonable, etc.).

Aunque requiere inversión en maquinaria y formación, la gestión del color puede reducir los costes y el tiempo de producción a largo plazo al acortar los ciclos de diseño, pruebas, corrección e impresión. La gestión del color es un proceso con un conjunto de técnicas aplicadas al arte y a la industria, y como tal puede ser buena y mala, exigente y poco exigente.
Un perfil de color también sirve para describir un espacio de color abstracto, no un dispositivo concreto, sino un espacio de color tridimensional utilizado para el procesamiento del color, como RGB o AdobeRGB. Esto se llama un espacio de color independiente del dispositivo.

El método de creación de un perfil de color y su estructura interna están ahora estandarizados por organizaciones como la CIE y la ICC, y existen varios tipos de perfiles de color. La ICC define siete tipos de perfiles, los más comunes de los cuales son los siguientes. Estos son el perfil de entrada, el perfil de salida, el perfil de presentación (pantalla), el perfil de espacio de color y el perfil de enlace de dispositivos. Los dos restantes, el abstracto (que no debe confundirse con el perfil de espacio de color) y los perfiles de color con nombre, son poco frecuentes.

La utilización de perfiles de color en Artes Gráficas

El mencionado perfil de color es un elemento que convierte la información obtenida de los diferentes tonos de color. En otras palabras, convierte la información de color obtenida cuando se toma una fotografía con una cámara digital para que pueda ser interpretada por una imprenta offset.

Es muy importante tener en cuenta estos aspectos a la hora de hacer fotografías para revistas y catálogos de moda para sacar el máximo partido a toda la información sobre el color. Al editar imágenes para la impresión, es importante elegir el mejor perfil para el trabajo. Por lo general, es mejor utilizar un perfil de color estándar.

Las imágenes suelen tener un perfil de color establecido para ellas. Cuando tomas una foto con una cámara digital, ésta asigna un perfil RGB a la imagen, y este perfil ayuda a convertir la foto en CMYK para su impresión. Este perfil RGB puede cambiar el tono de color de la imagen. Por ejemplo, se puede conseguir un efecto visual diferente aplicando más negro a las sombras en un perfil y utilizando una composición CMY en las sombras en otro perfil.

 

Cuando selecciona un perfil ICC como perfil de destino en su software o hardware, está indicando al software cómo convertir los colores del archivo de origen a los colores indicados por el perfil de destino.

La mayoría de las empresas, especialmente en la impresión digital y de gran formato, utilizan un perfil estándar o un perfil descargado del sitio web del fabricante de papel como perfil de destino, pero esto no siempre produce los mejores o más deseables resultados de color. La única manera de controlar la salida de color es crear su propio perfil ICC utilizando su prensa y materiales de impresión. De esta manera, usted sabe exactamente cuáles serán los resultados de color, y puede crear un perfil ICC que traduzca correctamente los colores de acuerdo con su prensa y material.

Decide cómo quieres imprimir tus colores. Esto sólo es necesario si el color se va a dividir e imprimir en varios fotolitos o planchas, lo que no es el caso de la impresión en color compleja.

Color directo (con tintas especiales).

Cuatricromía (crea las separaciones necesarias de cian, magenta, amarillo y negro).

Por supuesto, sólo puede crear colores planos si imprime sus propias separaciones de color (proporciona sus propias planchas y tintas). En la impresión en color compuesto (sin fotolitos ni planchas), las tintas planas no tienen ninguna función.

Diferencias entre RGB y CMYK

Como hemos comentado, las principales diferencias entre los modelos son el número de colores que pueden representar y el mejor lugar para utilizar cada uno.

Mientras que el RGB es un modelo de color diseñado para la visualización en el mundo digital, los colores CMYK están diseñados para el mundo de la impresión. No es que un modelo sea mejor que el otro, sino que ambos tienen sus áreas de aplicación y sus limitaciones.

En otras palabras, todos los colores que ve en este sitio web ahora mismo son colores RGB, y los primeros colores de la revista que ve cuando llega a casa son CMYK.

Conclusión

Se podrían decir muchas más cosas sobre la gestión del color, pero esta información básica te ayudará a entender mejor lo que ocurre cuando creas, imprimes y te imprimen, y cómo conseguir los colores que quieres.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *